TEMPERAMENTOS CONTROLADOS POR EL ESPIRITU SANTO PDF

El es incansable vociferador. Debemos aceptarlos y aceptar nuestro temperamento. Debemos mejorar nuestras debilidades. NOTA: Dios nos ha dado el temperamento que tenemos. Los defectos son el fruto del pecado. Dios quiere ayudarnos a corregirlos sin que por eso tengamos que cambiar el temperamento.

Author:Gakazahn Nikojora
Country:Dominica
Language:English (Spanish)
Genre:Video
Published (Last):15 November 2016
Pages:215
PDF File Size:11.90 Mb
ePub File Size:12.24 Mb
ISBN:125-9-40563-465-3
Downloads:64261
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Daikinos



El temperamento proporciona al hombre fuerzas y debilidades. Henry Brandt. Estoy muy reconocido a numerosos editores por haberme concedido permiso para citar de sus libros.

Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Ese "yo" es la persona de Pablo, el alma, la voluntad y la mente del hombre. Todos hemos heredado de nuestros padres un temperamento que incluye tanto fuerzas como debilidades. A veces se lo denomina "el alma" del hombre, constituida por la mente, las emociones y la voluntad.

Se origina por ajustarse a lo que los hombres consideran una conducta aceptable. Sin duda alguna la nacionalidad y la raza juegan un papel importante en el temperamento heredado. Me impresionaron sobremanera los indios Sapotaco.

Muchas otras tribus eran negligentes, indiferentes y descuidadas en su manera de vivir. Los Sapotacos, en cambio, eran una tribu industriosa y dotados de gran capacidad. Los rasgos temperamentales, bajo control o incontrolados, duran toda la vida. Su mayor deleite, con respecto a los cristianos, es verlos derrotados por sus propias debilidades.

Admitamos que no todos los cristianos experimentan este poder transformador. Hay variados grados de temperamento. Es imposible determinar un porcentaje exacto de la mezcla, pero ello no es importante. A menudo es autosuficiente y muy independiente. Se define claramente sobre un tema y se lo ve a menudo actuando como cruzado de una gran causa social. Cuenta con una mente bien organizada pero le aburren los detalles.

Una vez comenzada la carrera en pos de su meta, es capaz de atropellar sin miramientos derribando a los que se opongan a su paso. Se lo considera un oportunista. Inclinado por naturaleza a ser introvertido, su humor es cambiante porque habitualmente lo dominan sus emociones.

Su natural reticencia no debe interpretarse como falta de apego a la gente. Una de sus mayores delicias es hacer objeto de sus chanzas a los otros tipos temperamentales. Y si al final alguien lo convence y logra que haga cosas que lo saquen de su rutina diaria, lo hace a disgusto. No solamente existen cuatro tipos temperamentales distintos que originan estas diferencias, sino que las combinaciones, mezclas y grados de temperamento multiplican las posibles diferencias.

Al llegar, a la hora acordada de antemano, vi que trabajaban nueve personas en una oficina. Ahora que conocemos los cuatro tipos temperamentales, examinemos en detalle sus naturales fuerzas. Puesto que sus emociones dependen en tan alto grado de su medio ambiente, un simple cambio de medio ambiente puede hacerle olvidar hasta las cosas desagradables de la vida.

Rara es la vez que no se despierta de buen talante, y se pasa la vida cantando y silbando si las circunstancias le permiten albergar pensamientos optimistas.

Tampoco se siente frustrado de antemano o temeroso y aprensivo ante futuras dificultades, pues nunca se detiene a meditar demasiado en el porvenir.

Le preocupa que alguien no se divierta en una fiesta y hace todo lo posible para integrarlo al grupo. En casi todos los casos la gente le devuelve amor por amor. Es capaz, literalmente hablando, de compartir con otros sus experiencias emocionales, sean buenas o sean malas. No alcanzan a comprender que su respuesta emocional a los problemas de terceros es genuina y verdadera. Goza de la placentera capacidad de vivir en el presente; en consecuencia, disfruta de la vida.

Cuando son motivados y disciplinados por Dios, llegan a ser grandes siervos de Jesucristo. Es un excelente organizador pero no soporta los detalles. Pero es algo que le es inherente. Tiende a ser reservado y raramente adelanta sus opiniones o ideas. Por naturaleza resulta un excelente consejero. Su trabajo lleva impresa la marca de prolijidad y eficiencia.

No se puede decir que un temperamento sea preferible a otro. Lo positivo y lo fuerte en los temperamentos 38 No temamos ser objetivos en cuanto a nosotros mismos y enfrentemos honestamente nuestras debilidades. Su indisciplinada actividad resulta, a la larga, improductiva. Le encanta agradar. No es un hombre de resoluciones permanentes ni de lealtades. Esto es cierto a pesar de ser el "temperamento alegre" por excelencia. Puede tornarse violentamente iracundo, y luego de volcar su rabia sobre los objetos de su desagrado atesora su rencor por largo tiempo.

Su naturaleza sensible, sumada a su egocentrismo, lo hace proclive a sentirse ofendido o insultado con toda facilidad. Literalmente "lleva sus sentimientos a flor de piel". Es propenso a ser desconfiado y dado a "perversas conjeturas". Hallesby, Copyright , Augsburg Pub. Esta perspectiva pesimista lo torna indeciso y teme tomar decisiones porque no quiere equivocarse y correr el riesgo de que las cosas resulten por debajo del alto nivel perfeccionista que se ha fijado como norma en su vida.

Si bien en la superficie aparece calmo o sereno, por debajo se agitan las turbulentas aguas del odio y la animosidad. Debido a su agudo sentido del humor y a su habilidad como observador disimulado, echa mano a su ingeniosa capacidad para jugarles chanzas a quienes lo molestan o amenazan motivarlo. Se opone tercamente a todo tipo de cambios. No quiere correr el riesgo de verse comprometido. Cada vez que por el activismo de otros se ha visto forzado a participar en proyectos que a la postre resultaron fallidos, aumenta su resistencia a colaborar en futuras acciones.

Esperamos que no haya sido demasiado desalentador. Siento haberlos demorado. Este relato ilustra muchas cosas, pero quiero utilizarlo para demostrar que las circunstancias no deben, obligadamente, determinar nuestras reacciones.

Este es el hombre como Dios quiere que sea. Solamente Dios lo puede generar. El pesimismo es una grave falta. Como lo dijo John Hunter, de Capernwray, Inglaterra: "La felicidad es algo que simplemente ocurre por el juego de las circunstancias, pero el gozo perdura a pesar de las circunstancias. En la Escritura las palabras "gozo" y "regocijarse" son mencionadas frecuentemente como formas de comportamiento cristiano.

Dios quiere corazones alegres. Puesto que la Biblia debe ser interpretada, en todos los casos, a la luz de su contexto, corresponde que examinemos dicho contexto. Su turbulencia emocional se manifiesta por "…enemistades, pleitos, celos, iras, disensiones y envidias". La paz que El nos deja se compara con "la paz con Dios". Este permanente temor le roba al hombre la paz con Dios durante toda su vida. Nuestra paz no debe depender de las circunstancias. Las personas que frente a las circunstancias de la vida se mantienen tranquilas, despreocupadas y apacibles, poseen una paz "que sobrepasa todo entendimiento".

El mundo en que vivimos conoce muy poco de ese tipo de ternura. Una cosa es recibir buenos impulsos y otra muy distinta hacerlos efectivos en actos de bondad.

El ya fallecido doctor William G. De una manera vital la fe es la clave a muchas otras gracias cristianas.

LARS SPUYBROEK PDF

Temperamentos Controlados por el Espíritu Santo favoritos

.

FRED EMERY WATERGATE PDF

Temperamentos controlados por el Espíritu Santo

.

Related Articles